#GRITA2017 Día dos | El metal tuvo su propio espacio

17 octubre, 2017 by Erika Pinilla Montes

En el cumpleaños 168 de Manizales el #GRITA2017 atrajo en su segundo día a 6.500 metaleros. Le contamos cómo se vivieron las horas de metal en Expoferias.

A la 1:00 p.m los primeros metaleros y metaleras que madrugaron a ver los artistas locales pasaron sin hacer fila para menear sus cabezas con Arieta. Esta banda de metal progresivo dio inicio al chispazo que prendió al Grita Rock. Seguido de esta, Dominate causó sensación al salir al escenario con los rostros pintados de blanco y negro, con púas largas que salieron de su vestimenta y con su black thrash metal embrujó al público.

Arieta
Dominate

Desde Medellín, Askariz hizo poguear y headbangear a los asistentes que soportaron una leve llovizna. El Grita Rock, como en el afiche de este año, brilló bajo la niebla y el cielo blanco grisáceo con el heavy metal melódico que realiza esta banda desde 1999. Luego salió un sol pálido y una agrupación que le gritó a la comodidad, orgullo y avaricia que convierte a muchas personas en inútiles. Se trata de Kariwa, que significa “blanco ignorante”.

Askariz
Kariwa

Más tarde, el intro del tema Blank Room del grupo manizaleño Cuntcrusher se convirtió en un anzuelo de metaleros que se trasladaron de la zona de comidas hacia el frente del escenario para escuchar el thrash metal fusionado con black y death. La fila de entrada al festival fue creciendo y Bogotá se adueñó de la tarima del MGR con Perpetual Warfare. El thrash, los taches, las púas y las muecas de sus integrantes inspiraron las manos cornudas de los asistentes que cada vez poblaban más de color negro a Expoferias.

Cuntcrusher
Perpetual Warfare

La noche se posó sobre Manizales y la ciudad nació de nuevo con Reencarnación. Su ultrametal paisa cautivó las melenas metachas y el agresivo y denso pogo se formó sobre las piedras. Los sonidos internacionales se esparcieron de la tarima con la banda Goatwhore de Estados Unidos. Las cabelleras rubias se movieron de arriba a abajo al son de su propio extreme metal. Según Sammy Duet, guitarrista de la agrupación, su principal motivo para tocar es enseñar lo que es verdaderamente el heavy metal. No tocan basados en las tendencias actuales sino en lo que ellos consideran es la esencia del subgénero. Su música es por el metal mismo, no por lo que más se escuche.

Reencarnación
Goatwhore

Unleashed, la última banda de la noche, fue sin duda la más esperada. La mayoría de las personas que descansaban su cuerpo –o borrachera-  fuera del espacio del concierto se dirigieron al escenario apenas sonó el primer riff en la guitarra de Tomas Mäsgard. Algunos metaleros llegaron desde distintas partes del país como Medellín, Pereira o Bogotá para apreciar su música.

Unleashed

Giovanny Patiño, vocalista de la banda Fosa Común, de Pereira, siempre había esperado ver a Unleashed y viajó a Manizales para hacerlo. “No vinieron a dar un concierto mediocre, sino que la sacaron toda, con pirotecnia y todo”, comentó. Además, agregó que el festival ha hecho una buena combinación de agrupaciones regionales, nacionales e internacionales.

A parte del factor musical, en el Grita Rock hay otros planes como el de la comida y el de la venta de artículos como camisetas, botones, stickers, parches y accesorios relacionados con bandas o con el estilo rockero, punkero y metalero. Entre las compañías que ofrecieron sus artículos este año estuvo Mercado Negro, empresa caleña que viaja a surtir con camisetas, stickers y carteras a los asistentes del MGR desde el 2012.

María Fernanda López, vendedora de la compañía, dijo que una de las cosas que más le llama la atención al público del Manizales Grita Rock son las calaveras. En uno de los días del festival vende por lo menos 30 carteras, sin embargo, la versión en la que le fue mejor fue en el 2014.

Por su parte, Álvaro Navia, diseñador y vendedor de la empresa comentó que el MGR es el único festival en el que venden por la tolerancia que existe entre los asistentes de diferentes géneros y grupos. “La gente viene en paz, por eso nos ha gustado mucho. Y nuestros diseños abarcan muchos públicos que se ven por la diversidad del festival”, comentó. Además mencionó que los diseños que más le gustan a los metaleros son de la marca Paria, diseños más viscerales; en cambio los punkeros prefieren un estilo más underground y de monstruos.

El cartel del día de metal convocó a 6500 personas, según el festival, que poguearon y disfrutaron de los subgéneros que se presentaron en tarima. Melissa Ospina, manizaleña que ha asistido desde el 2008 al festival, expresó: “Faltó más incentivo –en bandas- porque se notó que no hubo tanta gente como se esperaba, sin embargo, el sonido estuvo bastante bueno y resalto las bandas Dominate, Unleashed, Perpetual Warfare y Goatwhore”. Recalcó la falta que hace el tercer día del MGR y la evolución que ha tenido el evento desde sus inicios en el Ecoparque Los Yarumos.

Un año más, finalizó el evento y la organización hizo la promesa e invitación del #GRITA2018.

ESCRITO POR Erika Pinilla Montes
Amante empedernida de las letras, las notas y las sonrisas. Mis terapias son el cine y la música
DEJA UN COMENTARIO

*

No hay comentarios que mostrar
Se el primero en comentar