Teatro caldense, un grito de protesta

13 octubre, 2017 by Juliana Loaiza Rincón

Riosucio nos dejó una obra impregnada de su tradición diablesca y zanqueros de varios pueblos caldenses trajeron una crítica colorida a la sociedad actual. ¡Entérese! El departamento también estuvo presente en el Festival de Teatro.

Un hombrecillo completamente verde y pequeño entra en un bar sigiloso y le entrega unas flores a la muchacha más hermosa del pueblo, ella lo ve y queda petrificada. Acto seguido, se escucha un grito desgarrador por todos los cielos y los que presenciaron el hecho salen corriendo del bar gritando al unísono que lo que vieron fue un duende, el duende enamorado.

Pero rebobinemos la escena y vamos unos treinta minutos atrás. Giovanny Largo, director de esta obra de teatro musical, dirigía su mirada preocupado a los actores, que estaban ya vestidos y calentando tras bambalinas antes de presentarse en el Parque Ernesto Gutiérrez; el problema era que estaba lloviendo, y todos le aseguraban querer presentar la obra en esas condiciones, mientras corrían gotas de agua por sus ropas y sus máscaras, las cuales podían dañarse.

“Ellos quieren”, dijo Giovanny cómico luego de hablar con los actores. La voz de los parlantes comenzó a darle entrada a la obra. Para la sorpresa del colectivo y de los organizadores del festival en el parque Ernesto Gutiérrez, había veintinueve espectadores, unos con sombrillas, otros se inventaron impermeables con bolsas de plástico y otros se mojaban. Todos frente al escenario vacío esperaban ver un grupo en escena que carga en su prontuario 16 años de experiencia.

El director afirma que “si hay público, tiene que haber teatro”, pues a pesar de la lluvia que acompañó el festival varios días, muchas obras lograron presentarse y llegar a la gente que quería estar allí.

El mismo director presentó un par de obras en el Festival Internacional de Teatro (FIT): con el grupo X2 teatro de Riosucio, trajo la obra Vino, pan y chicharrines, aquí la lluvia fue protagonista. Por otra parte con un grupo de zanqueros (los que andan en los largos palos o zancos de madera) Manizales, Aguadas y Filadelfia, presentaron la obra Filadelfia: una protesta sobre el deterioro del planeta a través de la tecnología, una obra plenamente visual.

Enamórese de Riosucio, como el duende

Hablemos de Vino, pan y chicharrines, una obra inspirada en la cultura popular riosuceña y en el mito del duende enamorado. “Utilizamos todo lo que significa el folclor riosuceño, las letras tradicionales del carnaval. Estamos en un ejercicio de recuperación del teatro popular y una simbiosis de esa manifestación artística tradicional al teatro contemporáneo, porque la puesta en escena es totalmente contemporánea”, explica Giovanny.

En un escenario pintoresco y a la vez realista se ve un bar, y en la obra fácilmente se pueden identificar los personajes sin necesidad de nombres, pues en todo pueblo hay un loco, un bobo, un ladrón, un borracho, unos enamorados y claro, un mito, en este caso el del duende enamorado.

El mito reza que cuando los duendes se enamoran empiezan a cortejar a su amada, como es natural ella los rechaza y ellos le hacen toda clase de males, le echan mugre a las comidas, botan las ollas y le ensucian la ropa. Lo que deben hacer las muchachas es pedirle algo imposible al duende, como está enamorado se verá en la obligación de cumplir la tarea, así se demorará una eternidad y la dejará en paz.

Al preguntarles a las personas por qué se quedaron a pesar de la lluvia, resaltaban la importancia de no abandonar esos espacios de cultura que brinda el festival y de la valoración de un trabajo previo del colectivo de actores para estar allí ese día. “Para darle vida al teatro en la calle hay que vivirlo, si nosotros no lo vamos a ver, como sea, estamos ayudando a que se muera”, opina Claudia Murillo, una de las organizadoras de teatro en la calle del festival.

Las letras que cantan durante la obra son un reflejo de las problemáticas que se viven en los pueblos de Colombia, como la tierra y los amoríos. Largo cuenta que “el teatro es un espacio para denunciar y hablar, es una herramienta para construir pensamiento y lo construimos desde lo que hacemos y decimos”. Estas son algunas de sus letras:

“Los blancos que siguen embobando
al campesino que entrega su sudor
Campesino has de morir,
arando una tierra ajena;
sembrando para otras bocas,
cosechando tu condena”.

“Es el amor un juego que apuesta más por egos,
que compra con dinero, un beso y la pasión;
Es el amor entonces un acto posesivo,
se ama es el bolsillo y poco el corazón”.

Los mutantes del futuro: Aguadas, Manizales y Filadelfia en lo alto

La obra de los zanqueros de Caldas llamada Filadelfia también hacía una crítica, esta vez al deterioro del planeta a través de la tecnología. “Es un asunto de conciencia, de qué harás con el planeta, de qué comerás cuando nos hayamos acabado todo”, explica nuevamente Giovanny, quien también dirigió esta obra.

Los trajes coloridos y la voz de ultramundo llamaron la atención de muchos transeúntes que se detuvieron a verla. Se trataba de unos zanqueros vestidos de colores neón y grandes pelucas, la idea del color y los personajes con un aire exótico buscaba que fuera extraño de ver a los ojos de cualquiera, según Largo, pues los personajes son mutantes de un mundo radioactivo, deformado por nosotros mismos.

Por los parlantes del Parque Ernesto Gutierrez se escuchaba una voz gruesa que preguntaba: “hombre del futuro, dónde estás hombre del futuro”, sin cesar, la voz infernal se cuestionaba por el heredero de un pasado-pasado, decían los textos de la obra, un hombre que deberá arreglar el futuro que ya acaba de llegar, y que está dejando estragos en la humanidad, una humanidad que se encargó de acabar con el planeta.

Así pues, pasó otro día de teatro de calle, una expresión del departamento caldense, y no solo artística, porque la lluvia tan tradicional en la región tampoco abandonó por un segundo el festival, y lo más destacable es que aun así se vieron manizaleños y visitantes que quisieron ver teatro.

ESCRITO POR Juliana Loaiza Rincón
Vivo por la música que eriza, las letras que calman y las personas soñadoras.
DEJA UN COMENTARIO

*

No hay comentarios que mostrar
Se el primero en comentar